Cuando hacer problemas es un juego

"¡Otra vez problemas!" esa es la frase que hemos escuchado tantas veces cuando entregamos una hoja de problemas.

Pero, ¿es posible cambiar esa percepción? por lo menos esa es la propuesta

Rocket run, el parchis, el gato y el ratón, Jumanji o el juego de la rocas, son varios de los tableros que podemos utilizar cuando llegue esa hora en la que debemos realizar los ejercicios de repaso

La estrategia consiste en convertir la realización de esos "pesados" ejercicios y problemas en un divertido juego


La disposición que considero ideal para el uso de los tableros de juego es el trabajo cooperativo, distribuyendo al alumnado en grupos.

Instrucciones: cada x minutos el portavoz del grupo deberá dar la solución del problema al profesor/a. En el caso de que la respuesta sea correcta adelantará en el tablero una casilla todos los grupos que lo acierten. Por sorteo, deberá salir un miembro de un grupo a resolver el problema en la pizarra (sólo en el caso en el que no todos los grupos acierten la respuesta). La persona que salga a resolver el problema deberá explicárselo a sus compañer@s en la pizarra, y en el caso de que no sea capaz de hacerlo bien su grupo retrocederá una casilla (de esta forma nos aseguraremos que todos en el grupo hayan entendido bien el problema)

Tenemos también la posibilidad de hacer todavía más atractivo el juego, cuando al tablero le añadimos una colección de problemas aleatorios (como puedes ver en el vídeo) en vez de entregarles una hoja




169 vistas0 comentarios